miércoles, 30 de septiembre de 2009

MISTERIO CRIMINAL



Decoloración de la piel, mancha roja en la pared,

Que por cierto negra se viste como el oscuro camino a la muerte.

Veneno en un frasco, frasco maldito, frasco elegante

Que recuerda a la muerte en tiempos medievales.

Gotas de sangre sobre la alfombra,

Gotas de sangre que derrama la victima de un destino mordaz.

Satíricos alaridos de aquellos dementes,

Celebración en nombre de la agonía

Agudeza y frialdad al momento de matar.

Acido caliente y espeso,

Que sus efectos yacen entre las amígdalas y la faringe.

Espejo en trizas, testigo vidente de la crueldad de aquellas sombras,

Adolorido al no poder denunciar a tan infames criminales.

Día opaco, amanecer tardío, silencioso aliado de la maldad,

Homicida recursivo que entre el frío resguarda un dorado puñal.

Cuerdas de acero que cambian

El lugar de una guitarra por un cuello enrojecido.

Minutos espesos, minutos eternos, muerte inevitable,

Una desolada sala ausente del espíritu de vida.

Imagen borrosa de un destino inevitable,

Oxigeno faltante para dar instantes de esperanza.

Fin de una melodía dulce que retruena desde una caja de recuerdos,

Eterno callar, abono para futuras cosechas.

5 comentarios:

MaRíN dijo...

Escrito hace 4 años... en Honor a "Los crímenes de la Rue Morgue" y "El misterio de Marie Roget", ambos textos de Allan Poe.

Carolina! dijo...

Se nota la inspiración..
me gusta mas este que otros.. por el "tema"..

M.A tq

Gustavo Tisera dijo...

MUY PERO MUY BUENO! Esas imágenes sombrías con ese aire a policial negro son de verdad muy intrigantes. Un saludo

Diana Castán dijo...

Oh malditos recuerdos!..como enriquecen...MUY bueno por aca..honor para los crimenes...

Mucha luz!

Mona dijo...

Logre trasladarme tanto a este escrito...que en un momento fuí testigo de aquel suceso... quizás fuí una lámpara, un cuadro o una mesa, yo era inmune...(hasta que un estruendoso sonido del pc... me asusto...volviendo a este escrito)